EL CIELO “Tu eres importante para Dios”

“…Voy, pues, a preparar lugar para ustedes.” Juan 14:2

INTRODUCCIÓN:

Es fascinante saber lo que le espera a todo cristiano fiel y el lugar donde vivirá por la eternidad; el cielo  fue hecho por el Creador desde un principio para que todos los santos y fieles vivan por la eternidad; ya no será un lugar temporal sino el destino final de los creyentes. El pacto que Dios hizo con su hijo Jesús nos asegura esa promesa eterna. El salmista exclama admirado con gran revelación: ¡Oh Jehová, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria sobre los cielos; y luego se pregunta: ¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria.?   Salmo 8:1,4

Nuestro  Dios desea que todos los hijos que él creó, entren al cielo, Pedro dice que todos debieran buscar el arrepentimiento y el perdón de sus pecados. 2ª. Pedro 3:9

LA ORACIÓN NOS PREPARA PARA IR AL CIELO

La oración no debiera ser tan rutinaria ni mera costumbre, sino un examen consciente e introspectivo para prepararnos, porque vienen eventos que están por suceder en el cielo y repercuten en la tierra. Dios está preparando una gran boda y una cena,  a la  cual  nos darán la bienvenida al partir de esta tierra. Si hemos sido fieles aún en lo poco nos dirán: “Ven, buen siervo y fiel…entra en el gozo de tu Señor”; pero también habrá portentos que estremecerán toda la creación, porque no decir también la operación diabólica que ya está en acción y está apartando a muchos, la apostasía, un movimiento espiritual engañoso. El Señor dijo oren para poder escapar y esperar al Señor que vendrá otra vez.

Tus oraciones tienen mucha importancia en los cielos.  Apocalipsis 8:3,4

Nuestro padre celestial no deshecha tus oraciones, las guarda para el momento oportuno.  Tienen gran poder para la destrucción del mal y establecer el reino de justicia por la eternidad.

ALABANZA Y ADORACIÓN A DIOS:

El cántico de alabanza y exaltación a tu rey anticipa nuestra adoración en el cielo, y el reconocer a quién rindes tu voluntad.  Eso es traer el cielo a tu vida. Mateo 6:10

Ministra con tu alabanza y adoración.  Reconoce que La presencia de Dios ya está contigo.

Pero algo más fascinante es que tú vas a estar en el cielo en la boda del cordero  cantando un cántico nuevo Apocalipsis 14:2,3,7 y 19:1,5-8  Cristo se desposa con su iglesia (nosotros).  Cuanta alabanza y adoración hay y habrá en el cielo. No escatimemos palabras para alabarle

APLICACIÓN:

Podemos vivir desde ya, acercando el cielo a  nuestra vida, con oraciones, alabanza y adoración ministrando con su presencia como  buenos sacerdotes.

Para memorizar: “Engrandezcan al Señor conmigo, y exaltemos a una su nombre.”

Salmo 34:3