EL CIELO “Un lugar maravilloso”, la ciudad del gran Dios

 Hebreos  11:10 y 12:22, 13:14

INTRODUCCIÓN

Los dos últimos capítulos de las Sagradas Escrituras nos describen con muchos detalles como es el cielo donde está el trono de Dios y del Cordero;  aunque nunca hemos vivido ahí, Juan  tuvo la  visión muy clara de ese lugar y lo describe como el lugar más maravilloso. Dios hizo ese lugar cuando dijo: “En el principio creó Elohim los cielos y la tierra.” (Génesis 1:1 B.H) Ahora su hijo Jesucristo por medio de su siervo Juan nos da a conocer ese gran misterio.

Es importante poner atención a lo que Jesús dijo: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay… voy pues a preparar lugar para ustedes, para que donde yo esté ustedes también estén.” Juan 14:1-3. Pero antes les dijo: Crean en Dios, y crean también en mí. (V.1) quiere decir que no para todos es el cielo sino para los que crean en su hijo, porque el vino del cielo, está en el cielo a la diestra del Padre y vendrá del cielo después de preparar las moradas celestiales.

¿QUIÉNES VIVEN EN EL CIELO?

  • Dios al padre sentado en su trono Apocalipsis 4:2
  • El cordero de Dios Jesucristo Apocalipsis 5:8 y Lucas 22:69
  • 24 ancianos y 4 seres vivientes Apocalipsis 5:6 y 8
  • Millones y millones de ángeles Apocalipsis 5:11

El cielo fue hecho por Elohim, el Dios creador no solo para los descritos en el párrafo anterior sino pensando en una gran familia como una simiente santa, Pablo dice: “Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también ansiosamente esperamos a un Salvador, el Señor Jesucristo.” Filipenses 3:20, en otra Escritura dice que el Señor vendrá por los que le esperan ansiosamente. Ese es el lugar preparado para ti.  Prepárate, vive esperando que llegue ese momento.  Gloria a Dios.

REQUISITO PARA ENTRAR EL CIELO

  1. Los que están inscritos en el libro de la Vida del cordero al haber creído en Jesús y haberlo confesado como su Señor y Salvador. Apocalipsis 3.5 y 21:27
  2. Los que han lavado sus vestiduras pueden entrar por las puertas de la ciudad. Ap.22:14

Para estar inscrito en el libro de la vida debes confesar con tu boca que Jesús es Señor y creer en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos y serás salvo.

Para memorizar: “Que el justo siga practicando la justicia y que el santo siga guardándose santo” Apocalipsis 22.11