La Fe activa la palabra de Dios en nuestra vida

INTRODUCCIÓN

Las dos palabras que utiliza el escritor a los Hebreos para definir la fe: Certeza y convicción (Hebreos 11:1) seguido del testimonio de hombres y mujeres de Dios que nos revelan grandes misterios de Dios encerrados en su bendita palabra.

Desde la creación de todo lo que existe se aprecia el lugar importante que ocupa la fe. La palabra de Dios es clave en donde Dios a través de sus mandamientos, pactos y promesas nos enseña que el ser humano necesita la fe en su caminar por este mundo y para esperar el día en que todo terminará aquí en la tierra. “Aún un poco, un poca más, y el que ha de venir vendrá y no tardará. Pero mi justo vivirá por fe; y si se vuelve atrás, no agradará a mi alma.” Hebreos 10:37-39

La fe nos ayuda a confiar plenamente en que todo lo que suceda en la tierra y en nuestra vida como está escrito en la palabra de Dios, el creador y sustentador de todo; desde que nacemos hasta que morimos, con la esperanza de una eternidad gloriosa.

LA CERTEZA Y LA CONVICCIÓN DE LO QUE CREEMOS

 “Por la fe entendemos que el universo fue constituido por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.” Hebreos 11:3

El verbo que activa la fe es creer, confiar. Quienes decimos creer en Dios, debemos tener la certeza y la convicción de quien es Él y de lo que ha dicho en su palabra, a través de la cual Él nos da a conocer sus misterios, su gran poder, su abundante gracia, su fidelidad y su misericordia. “Sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Él existe y que es galardonador de los que le buscan.” Hebreos 11:6

Dios nos exhorta a venir a Él con plena confianza para entrar en el su presencia, y que nos acerquemos en plena certidumbre de fe con corazones limpios de mala conciencia y nuestros cuerpos lavados con agua pura. Hebreos 10:19 y 22

 QUE ABUNDE EN NOSOTROS LA PALABRA DE DIOS

 “Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, es decir: la palabra de fe que predicamos.”  Romanos 10:8

 Necesitamos vivir y caminar diariamente con la palabra de fe en nuestro corazón y en nuestra boca. “La palabra de Dios es viva y eficaz…” Hebreos 4:12. Pablo pide que abunde en nosotros su palabra para purificar nuestros corazones, y para declararla y confesarla en todo lo que necesitemos y anhelemos en nuestra vida; activándola por la fe.  Que podamos tener un testimonio como los antiguos como una demostración de la fe. La fe no es estática, tampoco solo  para una necesidad, sino para triunfar en la vida y para agradar en todo al Señor. La fe nos debe impulsar a obedecer su palabra.

“Más mi justo vivirá por la fe.” Hebreos 10:38

Conclusión

En toda la Escritura encontramos como la fe  cambia circunstancias, de lo que no se ve a lo que se puede ver, de lo que está a punto de morir a la vida, del fracaso y la derrota a la victoria, de la desesperanza a la esperanza, de lo perdido a lo encontrado. Lucas 15:32

“De modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.” Hebreos 11:3

Debemos activar la palabra de fe en todo lo que somos y hacemos en la vida.