La necesidad de un libertador (Génesis 1 – 4)

Enseñanza Principal Dios nos llama a libertar a otras personas de la esclavitud y de la opresión en la que viven. Pero para ello, antes, nosotros debemos ser libres y aprender a levantarnos para seguir hacia la meta en Cristo Jesús, que es, ser como Él.

Introducción: Gen. 15:5, 12-16, Dios le dijo a Abraham que su descendencia sería incontable como las estrellas del cielo y Abraham le creyó y le fue contado por justicia, luego en sueños le mostró que su descendientes serían extranjeros en una tierra que no sería de ellos en donde los esclavizarían cuatrocientos años, y después saldrían de ahí con grandes riquezas de regreso a una tierra para poseerla y con libertad.

Esclavitud no debe ser un estilo de vida.

Opresión: Hace que las personas se sientan reprimidas y humilladas. Es una sensación de estar sofocado, sometido a la fuerza.

Esclavitud: Estar bajo dominio de alguien más y por lo tanto carecer de libertad.

Éxodo 1:1-16 | Aunque no sea de nuestro agrado tan si quiera escuchar las palabras esclavitud y opresión, muchas veces si examinamos detenidamente nuestras actitudes, nuestros frutos espirituales, nuestro ánimo, hábitos ocultos, etc., nos damos cuenta que ciertamente…vivimos esclavizados! bajo el dominio de algo que no nos agrada y que quisiéramos ser libres.

También nos puede suceder lo mismo que al  pueblo de Israel, que estando esclavizados continuaron multiplicándose, acostumbrándose a vivir bajo la opresión, humillación, reprimidos por los egipcios, hasta que Dios tuvo que levantar y preparar a otra persona para que los liberara Ex. 2:23. 

Cuando Dios empieza a actuar

Mientras que Dios, luego de escoger y apartar a Moisés, y prepararlo para liberar al pueblo de Israel, leíamos en Ex.2:23 que después de Mmuuucho tiempo, los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron, y su clamor a causa de su esclavitud, subió a Dios. Y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Y después que Dios se le aparece en la zarza ardiendo a Moisés lo comisionó para liberar a su pueblo.

¿Dios está consiente de tus sufrimientos?, ¿qué hizo que Dios se acordara de su pacto con los patriarcas acerca de la bendición sobre su descendencia?  Ex. 3:7-9

CLAMAR: Pedir una cosa con pasión y desesperación, con vehemencia; Gritar, dar voces pidiendo ayuda.

Jeremías 33:3 Clama a mí,  y yo te responderé,  y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Dios nos está haciendo una gran promesa, ¿la vamos a aceptar o seguiremos confiando en nuestras propias fuerzas?

PERO DEBEMOS SER CONSTANTES, NO DESMAYAR EN NUESTRO CLAMOR.

El Rey David es un gran ejemplo, él nunca dejó de confiar en Dios,  (Salmos 5:1-2) “Escucha,  oh Jehová,  mis palabras;  Considera mi gemir. Está atento a la voz de mi clamor,  Rey mío y Dios mío, Porque a ti oraré.”

DIOS TE PUEDE USAR PARA LIBERAR A OTROS (Éxodo 3 y 4)

Podemos ser de los que se acostumbran a vivir esclavizados, o podemos clamar sin secar y ser libres, pero también si hay amor en nosotros, debemos dar fruto y servir a Dios en la liberación de muchas otras personas más. Como Moisés fue escogido, atendió el llamado de Dios aún con duda y cuestionamientos a Dios mismo, pero fue obediente y cesible a la voz de Dios, pues vamos a ver en el libro de Éxodo durante este mes, cómo él era guiado por Jehová en cada cosa que hacía.

Versículo para memorizar

Éxodo 4:5 “Por esto creerán que se te ha aparecido el Señor, El Dios de sus padres, El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”

Aplicación

¿A quiénes te envía el Señor hoy, a liberarlos?

1.      ________________________

2.      ________________________

3.      _________________________

Oración: Señor Jesús, hoy te pedimos que nos ayudes y que estés con nosotros, sabemos que la decisión de ser libres o no, de servir para liberar a otros o no hacerlo es una decisión nuestra pero que solo con tu ayuda y con tu poder y con la dirección de tu Espíritu Santo lo podremos hacer con forme a tu voluntad. En tu nombre te pedimos fuerza y obediencia para clamar a ti en todo tiempo, en el nombre de Jesús Amén.